buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 5:24 min. rellotge



Batalla contra la Estrella de la Muerte en “La Guerra de las Galaxias” (Star Wars, 1977, George Lucas)

“La Guerra de las Galaxias” no es ninguna obra maestra. Eso no creo que sorprenda a nadie. Y posiblemente por ello siga siendo un mito para tantos millones de personas de distintas generaciones.

En 1977, George Lucas no quiso abrir una nueva puerta para la ciencia ficción. Si acaso lo contrario, cerrar todas las puertas y concentrarse en rodar el film arquetípico del género. En “Alien”, Ridley Scott nos mostraba una ciencia ficción sucia, con naves pobladas por camioneros fumadores y malolientes, únicamente preocupados por cobrar su paga, De nuevo Scott incidía años más tarde en este panorama, con “Blade runner”, ahora añadiendo toda una filosofía sobre lo que es humano y lo que no, y sobre el derecho de una máquina a la vida. Fuera de la ciencia ficción, contemporáneos de Lucas, el nuevo Hollywood de los setenta como Scorsese, Francis Ford Coppola o Michael Cimino también querían abrir sus puertas, y lo que veían, como Ridley Scott, era muy oscuro, un calcetín vuelto del revés, una sociedad viciada y deprimida después de la tragedia de Vietnam. Todos ellos representaron el renacimiento de un nuevo cine de alguna forma reflejo de la sociedad de su tiempo. Pero a George Lucas no le interesaba nada de todo esto. No sé qué opinión tendría él de “Blade runner”, pero seguro que le gustaba menos que las alegres y entretenidas cintas de sci-fi de los cincuenta como “The thing from another world” o “Forbidden Planet”. Ahí estaba su mundo y sus objetivos, para qué abrir nuevas puertas si lo que necesitaba la gente era entretenimiento y evasión.
Así que George Lucas no es Scorsese, pero eso no evitó que “Star Wars” se convirtiera desde el año de su lanzamiento en una película decisiva en la vida de millones de espectadores. En ocasiones puede ser un mérito no hacer obras maestras pero si facturar films inolvidables que conecten con tanta gente y que aguanten tan bien el juicio de los años.

“Hace mucho tiempo en una galaxia muy lejana…”.

Así empezaba la primera película de lo que se convertiría en doble trilogía. “La Guerra de las Galaxias”, “El Imperio contraataca” y “El retorno del Jedi” están ahí, en la videoteca de nuestros sueños, las otras tres, que me da pereza citar, yo por lo menos, las olvidé cada vez que salí del cine después de ver cada una de ellas. Así que volvamos a la galaxia muy lejana de 1977…
Empezar cada película de la trilogía con este mismo enunciado era indicativo de que cada film cumplía unos requisitos indispensables: ese texto inicial, una batalla épica final y en paralelo un combate a entre dos Jedis. Pero aunque, por ejemplo, en “El Imperio Contraataca”, estas tradiciones llegaban a su esplendor (se dice que es la mejor película de la serie), quizás nada ha igualado el sabor de “La Guerra de las galaxias” y de su batalla final. Todos los cazas rebeldes tratando de penetrar en la Estrella de la Muerte para torpedearla desde dentro y destruir al temible Imperio. Para esta batalla en el espacio, un espectáculo en Panavision luminoso, pirotécnico y tremendamente adictivo (¡cuántos juegos de consola le deben todo el percal a esta secuencia!), Lucas utilizó imágenes reales de batallas aéreas de la Segunda Guerra Mundial, que le sirvieron como referencia. El resultado fue un circo nunca visto hasta entonces. Jamás la ciencia ficción había adoptado ese aspecto de ballet interestelar, no como el lento vals de “2001: Odisea del Espacio”, sino como una locura llena de dinamismo y velocidad.

Hay cuatro líneas de acción en la secuencia, que Lucas monta en postproducción a su antojo, sin dejar respiro al espectador: los cazas evolucionando en el espacio, perseguidos por las veloces naves de presa del Imperio mientras tratan de penetrar en la inmensa corteza de la Estrella de la Muerte; los rebeldes en su nave siguiendo la batalla desde el control, con la princesa Leia (Carrie Fisher) sufriendo por la suerte de Luke Skywalker (Mark Hamill), que pilota uno de los cazas; la siguiente línea sería el interior de la Estrella de la Muerte, con Darth Vader (Peter Mayhew) tratando de hacer frente al ataque, y el temible Tarkin (Peter Cushing) en su sala de control, preocupado en activar los láser que destruirán el planeta donde se encuentran ocultos los rebeldes; y la última línea serían las cabinas de los cazas, con los pilotos comunicándose entre ellos, ayudándose con frases tan entrañables como “lo tienes en la cola” y “¡Salta!¡Salta!”. De la sabia combinación de estas cuatro líneas surge el pulso definitivo de la secuencia, y eso es algo que no se encontraba en las influencias literarias (Joseph Campbell y El viaje de Héroe) del director, de las que tanto se ha hablado, sino de su talento y el de su montador para dotar de vibración a los minutos climáticos de la película. Al fin y al cabo, de la emotividad de esta secuencia dependía si el público tendría ganas o no de volver al cine años después para ver “El Imperio contraataca”.

A medida que evoluciona la batalla, somos testigos de las consiguientes sorpresas, por un lado de la redención del pendenciero Han Solo (Harrison Ford), que interviene inesperadamente en combate a bordo de su Halcón Milenario en el momento perfecto para ayudar a sus compañeros, y el duelo nave contra nave de Darth Vader y Luke Skywalker, precedente de los futuros tú a tú que tendrán que pasar hasta llegar a ese famoso “Luke, soy tu padre”.

Cuando Lucas cerró el cajón y dejó descansar a la saga después del estreno de “El retorno del Jedi”, argumentó que esperaría a que los efectos especiales estuviesen suficientemente evolucionados para continuar rodando secuelas. Vistos los resultados de “La Amenaza Fatasma” y las otras dos, más valdría que las hubiese rodado entonces, porque no hay comparación posible entre la vida que respira esta batalla final de 1977, con los millares de robots animados por ordenador de “La Amenaza Fantasma”. Como tantas otras cosas en la vida, como la impagable sensación de una aguja girando por los surcos de un vinilo, a veces la tecnología debería quedarse como está y dejar de evolucionar. Invertir en la cura del cáncer y dejar de gastarse millones en efectos especiales fríos e impersonales. Aunque ese es un viejo debate que empieza a estar pasado de moda. Hay que aceptarlo, y lo importante ahora es que Lucas deje de rodar secuelas. Bien más importante todavía es que deje de rodar definitivamente, porque su talento como director se agotó… en “La Guerra de las Galaxias”.

Como decía al principio, Ridley Scott abrió puertas y le dio un nuevo aire a la ciencia ficción, pero qué sería del género sin su vertiente más espectacular y popular. “Star Wars” tiene el mérito de haber sido un entretenimiento masivo hace 30 años y continuar siéndolo hoy día, quizás porque es de estas películas que crean un universo autónomo en el que puedes imaginarte viviendo y tomando parte, como en “El Señor de los Anillos”. Films que superan su propia condición de historia cinematográfica y devienen mundos en si mismos. Todos hemos soñado en tener una nave como el Halcón Milenario, pasearnos en su interior, pilotarla y arreglar sus continuas averías.

A Lucas lo que es de Lucas, que se lo merece. Por algo “Star Wars” fue el primer film en recaudar 300 millones de dólares. Aunque si habláramos de cifras, este artículo de PortalMundos.com se nos quedaría muy, muy pequeño.








...por Marc Monje ...por Marc Monje


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




3 comentarios en Batalla contra la Estrella de la Muerte en “La Guerra de las Galaxias” (Star Wars, 1977, George Lucas)

  1. Marc, estoy de acuerdo contigo en que “La guerra de las galaxias” es una película fascinante (a pesar de sus fallos, sus inverosimilitudes y sus errores científicos). Todavía guardo vívida la sensación que tuve cuando entré a verla con 8 años en un cine de pueblo atestado (allí había llegado casi un año después de su estreno y todos estábamos absolutamente ansiosos por verla).
    Pero no estoy de acuerdo en que las películas de la segunda trilogía sean malas (al menos las dos primeras, que son las únicas que he visto). Me parece que la tecnología de los efectos especiales hace lo que tiene que hacer en ellas: sorprendernos en cada escena con un prodigio, llenar cada instante de magia. Pero no creo que el director pierda por ello el ritmo, el espíritu y los recursos de las viejas películas de aventuras (como ejemplo, anecdótico si quieres, de estos recursos, recuerdo el paso de una escena a otra por medio de la invasión progresiva de la nueva imagen sobre la anterior, como si se bajara una persiana o se extendiese una manta). De estas películas no me gustaron mucho las escenas (como la carrera de naves en el desierto) pensadas para vender luego videojuegos. Marc, confío en tu imparcialidad (de la mía no me fío mucho porque no entiendo demasiado), pero ¿no habrá influido un poco en tu juicio el hecho de que las viejas películas las viste siendo niño y éstas siendo adulto?

  2. “La Guerra de las Galaxias: El Imperio Contraataca”, es mi película favorita. Me encanta La Guerra de las Galaxias.

  3. Yo soy una fanática de todo lo que tenga que ver con Jedis, Yoda, Darth Vader, etc. Me apasiona el lenguaje utilizado, los nombres de los personajes, los planetas y la historia en sí. Es cierto que existen muchos errores en las primeras 3 sagas pero también es cierto que con toda la tecnología del mundo, se exceden con los efectos visuales en las 3 últimas. Lo cierto es que la historia convence, a pesar de ser cuentos irreales.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::