buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 3:55 min. rellotge



El gabinete del Doctor Caligari

“La representación del profundo sentir demoníaco de un pueblo, sus oscuros deseos y sus eternas frustraciones”.

Vicente Sánchez Biosca, “Sombras de Weimar”, contribución a la historia del cine alemán 1918-1933.

“El gabinete del doctor Caligari” es la pieza angular del expresionismo alemán cinematográfico. Tal movimiento artístico congénito a la Alemania de la República de Weimar consistía compendiosamente en trasladar el comportamiento de una sociedad y sus sentimientos a la mente del artista que luego lo estampaba, a través de su visión subjetiva de la realidad, en el lienzo, la escultura o el celuloide como es este el caso.

La sociedad es la fuente de inspiración para el artista expresionista, y ahora es distinta a aquella bondad soleada, campestre y provincial del impresionismo de Renoir, y sí muy semejante a una masa amorfa de espesura gris y viciada formada por un pueblo alemán destruido por la guerra, y víctima de sus impulsos más primarios de venganza hacia aquellos países que lo condenaron al ostracismo mediante el Tratado de Versalles que lo declaraba perdedores y culpable de la contienda mundial; es la Alemania que desconfía en lo más profundo de su alma en la nueva vía democrática abierta con Weimar, y que acogerá lentamente pero con convencimiento a las huestes del NSDAP de Hitler, dispuestas a derribar el estado de libertad y democracia, haciendo avivar en el pueblo los deseos de lucha por un país sin judíos ni bolcheviques, un estado grande y fuerte con, por supuesto, un único y omnipotente führer. La Alemania del expresionismo representa un periodo de libertad y renacimiento artístico condenado a morir desde su misma fundación porque los principales estamentos de poder de aquella frágil sociedad no confiaban en la democracia de Weimar que ellos mismos habían creado. En la Alemania de después de la guerra hervía una sociedad inestable, libre y creativa, pero sabedora de que lo peor estaba por llegar. Esa anticipación de la catástrofe es el expresionismo.

“El gabinete del doctor Caligari” es la metáfora definitiva del periodo de Weimar, y un ejemplo de la mecánica del arte expresionista que refleja con su deformidad estética, las mismas deformaciones que padece su sociedad. El rastro expresionista en “El gabinete del doctor Caligari” aparece ya en la gestación del guión por parte de Hans Janowitz y Carl Mayer, poco antes de que Robert Wiene se encargara de la dirección del proyecto, en sustitución del mismísimo Fritz Lang. La conocida línea argumental del film (narrado en flashback, se nos cuenta cómo en el pueblo de Holstenwall, en el norte de Alemania, se están produciendo una serie de asesinatos de los que el hipnotizador Caligari y Cesare, el sonámbulo que actúa bajo sus órdenes, son los principales sospechosos) tiene todos los ingredientes de violencia, crimen y amoralidad propios de otras obras alemanas adscritas al expresionismo.

Curiosamente, la historia le vino a la cabeza a Hans Janowicz cuando una noche paseaba por una feria ambulante y entre la multitud divisó a una muchacha por la que se sintió irremediablemente atraído y a la que decidió seguir hasta un bosque. Entre la espesura y oscuridad de los árboles, Janowicz perdió el rastro de la muchacha, pero oyó poco después un agónico grito de muerte, y al cabo de unos instantes, la sombra de un hombre que se alejaba corriendo del bosque. A la mañana siguiente, Janowicz leyó en el periódico la noticia de la muerte de una muchacha, y decidió acercarse al entierro, quizás por curiosidad o simplemente por morbo. Y cuál fue su sorpresa cuando entre los asistentes al sepelio se encontraba el mismo hombre que huyó del bosque donde había muerto la muchacha.

La mis-en-scene de “El gabinete del doctor Caligari” ha sido analizada hasta la saciedad. Todos hemos visto fotografías de alguno de los angulosos y quebrados planos que no hacen sino capturar las percepciones del personaje, adecuar el espacio escénico al estado mental del protagonista. En una colaboración multidisciplinar muy común en este movimiento artístico, a la labor de iluminación ejercida por Willi Hameister, se unió también la mano de pintores reconocidos como Hermann Warm, Walter Röhring y Walter Reimann. Los decorados resultantes son una visión casi onírica, grotesca e imposible de la ciudad alemana, con perspectivas irregulares, recovecos, desniveles, pasadizos y miles de sombras pintadas o iluminadas que contribuyen a expandir las sensaciones de maldad, anticipación y peligro ya desde el primer minuto de película.

Los actores también tuvieron su importancia, y su trabajo posee unas coordenadas propias del expresionismo. Un gesto de Conrad Veidt (Cesare, el sonámbulo) es el equivalente a la pincelada furiosa de Kokoschka o a las curvas repetidas una y cien veces por Munch, y de la actuación de Rudolf Krauss (Caligari) se ha escrito: “El Caligari de Krauss es precisamente la ilustración de la interpretación expresionista, en la medida en que se resiste a abandonar el marco de una interpretación eficaz: buscando en el fenómeno exterior las formas rectas y rígidas de la arquitectura, su expresión está vertebrada en la contención, la impenetrabilidad, en una movilidad sobria que, en el momento en que se pone en funcionamiento, extrae la máxima intensidad; su lenguaje corporal retoma y repite las caídas abruptas, las rupturas repentinas y las curvas en evolución, de su alrededor”.

Un trabajo el del actor expresionista, muy ligado al concepto de tergiversación o deformación de la realidad existente también en el decorado o la fotografía del film.








...por Marc Monje ...por Marc Monje


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




5 comentarios en El gabinete del Doctor Caligari

  1. Que decir de los decorados de “El gabinete del doctor Caligari”, son una obra de arte, su estilo gótico y cubista, las chimeneas torcidas, los muros inclinados, la atmosfera que se crea con todo es sorprendente.

  2. A mi me impacto lo moderna que es “El gabinete del doctor Caligari”, aunque sea de 1919, toda su estructura narrativa, con los giros argumentales está a la última.

  3. “El gabinete del doctor Caligari” está enmarcada dentro del expresionismo alemán, de ahí su estética y atmosfera impactante. Los claroscuros son muy marcados los cuales son un reflejo psicológico de los personajes.

  4. Hay momentos en que “El gabinete del doctor Caligari” llega a intimidar, si que es muy vanguardista y no s de extrañar que haya marcado tanto en la historia del cine.

  5. En “El gabinete del doctor Caligari” están muy bien utilizados los recursos como así también los planos, por tal motivo aparenta ser moderna.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::