buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:32 min. rellotge



James Cagney

“You dirty rat, I´m going to get rid of you just like you gave it to my brother”. Es la frase de diálogo más famosa de James Cagney, y pertenece al film “Taxi!”, de 1931.

Cagney fue en los años treinta el criminal y “tipo duro” por excelencia, “un montón de fuegos artificiales explotando a la vez”, en palabras de Will Rogers.

Tenía la mirada de odio en los ojos, con una dureza que si en Bogart resultaba romántica, en él se tornaba violencia psicótica, estallidos de agresividad enfermiza. El “personaje Cagney” es violento y amoral porque la sociedad lo ha arrinconado desde su infancia, dejándole una sóla vía de escape, el oscuro camino al margen de la ley. Cagney fue la pesadilla del New Deal, el enemigo público número uno de los años treinta.

El joven James Francis Cagney empezó a vivir sus futuros papeles de gánster callejero en la vida real, en el Lower East Side de Nueva York donde crece entre peleas y multitud de trabajos en bares y salones de billar. Contando con la ayuda de sus padres, estudia teatro en la Universidad de Columbia y consigue actuar de comparsa en diversas obras de Broadway.

En 1921 se casa con Frances Willard, a quien había conocido en una obra de vaudeville en la que ambos actuaban. La pareja pasará la friolera de 65 años de feliz matrimonio, trazando con serenidad un cerco en su vida privada, nunca escandalosa ni aireada a la prensa sensacionalista. Juntos adoptaron también dos niños.

En 1930, Cagney debuta en Hollywood con “Sinner´s Holiday”, adaptación de Penny Arcade, pieza de Broadway en la que Cagney ya había actuado. El film se vende a la Warner, y será en este estudio donde el actor rodará el grueso de su producción, con un total de 38 films con la compañía de Jack Warner.

El primer film verdaderamente decisivo para Cagney es “El enemigo público”, de William A. Wellman, donde interpreta a Tom Powers, personaje basado en el gánster real Earl “Hymie” Weiss, con toda una Jean Harlow en los créditos y guión de John Bright y Kubec Glasmon (nominados al Oscar).

El rodaje se completa con un presupuesto irrisorio en menos de un mes, y Cagney consigue la interpretación que define su clásico carácter de criminal, siempre con las mismas constantes, a saber, cierto (salvaje) magnetismo sexual, arrogancia, amoralidad y brutalidad emocional, con un uso del cuerpo en su totalidad para subrayar cada una de estas ideas; Cagney es un actor dinámico, cinético de pies a cabeza, con la cualidad de salirse de la pantalla tanto en primer plano, como en plano general. Contemporánea a “Hampa dorada” (1931, Mervyn LeRoy), “El enemigo público” resulta todavía más violenta, y dio buenos quebraderos de cabeza a los productores, presionados por el Código Hays que exigía temáticas moralmente aceptables en las películas americanas. Una de las medidas tomadas para evitar que el film fuera directamente censurado, fue añadir en los títulos de crédito un mensaje de la Warner en el que avisaba que “honestamente quiere representar el ambiente que existe hoy en un estrato de la vida americana, y no glorificar al matón o al criminal”. 

Establecido su personaje clásico, Cagney tuvo la valentía de afrontar retos distintos, sabiendo que lo que el público esperaba de él eran puñetazos, tacos y tiros. Probó suerte con la adaptación de Shakespeare de 1935 “El sueño de una noche de verano”, dirigida por William Dieterle y Max Reinhardt, en la que actúa junto a Dick Powell y un primerizo Mickey Rooney.

“Ángeles con caras sucias” (1938), dirigida por el futuro responsable de “Casablanca”, Michael Curtiz, es la historia de Rocky Sullivan (Cagney), un líder criminal que sale de prisión y encuentra un mundo muy distinto al que conocía.

En 1939 vuelve a dar en la diana bajo la dirección del maestro Raoul Walsh, en la conocida “Los violentos años 20″ (ese magnífico título original, “The roaring twenties”). El film recurre a un tono semi documental, y a un tipo de discurso en la línea de “El enemigo público”, en que se reflexiona sobre las causas sociales del crimen. Cagney interpreta a un personaje basado en la historia de auge y caída del criminal Larry Fall.

En los años cuarenta, Cagney diversifica su trabajo fuera de los rodajes, y preside la Screen Actors Guild entre 1942 y 1944.
En 1942 se adentra en el musical (Billy Wilder admiraba las cualidades de Cagney como bailarín) con “Yanki doodle dandy”, que le reporta su único Oscar. Se trata de un film enérgico, de corte patriótico (estamos en plena Segunda Guerra Mundial), en el que Cagney encarna al showman George M. Cohan.

“Al rojo vivo” (1949) es uno de sus films más recordados. Después de varios años sin interpretar a ningún hampón, vuelve el Cagney más desquiciado, el criminal ultra violento, los fuegos artificiales a punto de explotar. El actor penetra en la epidermis de Cody Jarret, el jefe de un gang detenido en prisión, que vive dominado por su terrible madre (Margaret Wycherly, una de las más pérfidas madres de la historia del cine). Del recital Cagney, destaca el momento en que sufre una suerte de ataque epiléptico en el comedor de la prisión, escena de una violencia inusitada, y sobre todo, es memorable el final de la película, con un Cagney totalmente fuera de sí, en la azotea de una gran nave industrial a punto de explosionar, gritándole a su madre antes de morir: “Top of the world, ma!”.

“Al rojo vivo” es la última cima de Cagney, aunque su carrera daría otros buenos films como “Mister Roberts” (1955), empezada por John Ford y terminada por Mervyn Le Roy, con la que Jack Lemmon recibió un Oscar.

En 1957 dirige “Short cut to hell”, y finalmente en 1961, se retira del cine con “Un, dos, tres”, de Billy Wilder. Cagney se traslada a vivir definitivamente a su granja de Stanfordville, cerca de Nueva York y escribe sus memorias, que publicará en 1975 bajo el título Cagney on Cagney.

“Ragtime”, de 1981, significará su regreso al cine y la reunión con su partenaire en tantos films de los 30, Pat O´Brien. Cagney interpreta a un jefe de policía que (los años no perdonan) aparece siempre sentado.

Su último film se tituló “Terrible Joe Moran”, de 1984, una producción para la televisión. Fallece dos años después, el 30 de marzo de 1986.








...por Marc Monje ...por Marc Monje


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




4 comentarios en James Cagney

  1. Para mi las mejores películas de James Cagney son “El guapo”, “Desfile de Candilejas”, “Ha entrado un fotógrafo” y “Ángeles con cara sucia”.

  2. James Cagney era un actor muy versátil, podía hacer dramas o comedias sin ningún tipo de problema.

  3. Todo el mundo puede recordar su papel en “El enemigo público”, con la famosa escena en la que James Cagney exprime un pomelo en la cara de su novia. Esta escena se ha hecho tan conocida que fue parodiada en “Los Simpsons”.

  4. Para mi la mejor película de James Cagney, donde puede verse su gran talento fue en “El enemigo público”.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::