buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:37 min. rellotge



Michael Moore

Michael Moore, escritor, productor, guionista y director es posiblemente la persona en el mundo que más veces ha pronunciado el nombre de Bush, el azote de los buitres republicanos y la chispa de aviso a la acomodaticia conciencia de los demócratas.

“Lo sorprendente de Michael Moore no son ya sus manipulaciones, sino su éxito. El que centenares de miles de personas salgan de las salas encantadas por haber sido mentidas durante dos horas es un misterio al que he renunciado a encontrar explicación. Moore no apela a la realidad, ni a la lógica, ya que hace acusaciones mutuamente incompatibles, con la ventaja de que Bush no tiene así escapatoria. Apela a los sentimientos”. Esta sentencia, apuntada por un periodista de un diario digital conservador, es un buen ejemplo de lo que piensan en general los detractores del nuevo vikingo de los mass media americanos.

Él es el hombre encargado de canalizar los sentimientos de incomprensión y hastío de millones de americanos ante un gobierno alejado de los verdaderos problemas del país. A partir de ahí, pensar que sus dos principales obras cinematográficas, “Bowling for Columbine” (2002) y “Fahrenheit 9/11″ (2004), a las que cabría sumar su decisiva ópera prima “Roger & me” (1989) y su segunda obra que no he tenido el placer de ver, “The big one” (1998), pensar, como digo, que los documentales de Moore son una manipulación porque apelan a los sentimientos me parece de lo más demagógico. Más demagógico que el propio Moore.

Para empezar, Moore no es un político, sino un tipo que propone una película. Y una película siempre está dirigida a mover sentimientos; sea documental o ficción, un film es una realidad parcial (la realidad del propio autor, su punto de vista) cuyos resortes van en una sola dirección: la afectación del espectador por la vía del sentimiento, así que… ¡claro que apela a los sentimientos. Por otro lado, criticar su descarada militancia, o el por qué Moore en “Fahrenheit 9/11″ obvia tal o cual tema (por ejemplo, se burla de que países como Holanda o Marruecos formen la coalición con Estados Unidos en la guerra de Irak, pero no cita a sus dos principales aliados, Gran Bretaña y España, quizás para no quitarle todo el pastel de la culpa a su enemigo George W. Bush) me parece ciertamente inútil. En un meeting de campaña electoral, no se le pregunta a un político por qué no habla de la guerra en el Congo y sí lo hace del conflicto iraquí.

Un meeting, como la película de Moore, es un terreno acotado a una idea subjetiva y unidireccional –la del partido que lo organiza- que no admite debate. Y Moore, como Rajoy o Zapatero ante los suyos, lleva su película a donde quiere, y habla de Bush desde la perspectiva que él elige ¿cómo sentirse manipulado entonces por “Fahrenheit 9/11″ y no por la campaña electoral de un partido político? ¿No excluyen ambos casos las opciones contrarias a su pensamiento? ¿Por qué es reprobable que Moore deje bien claras sus preferencias políticas si también lo hacen los propios políticos?

Igualmente, todo hay que decirlo, hay que dudar que los republicanos siquiera vayan a ver cualquiera de sus películas, por lo cual, la manipulación simplemente no existe, porque los que las ven, ya son partícipes de antemano de las tesis del director. Moore edifica el discurso que él quiere, amasando la información de tal forma que ese discurso salga beneficiado, potenciado. “Bowling for Columbine” o “Fahrenheit 9/11″ no son noticiarios objetivos, sino documentales “de militancia”, o como se quieran llamar, opiniones personales en forma de película, y eso es algo que muchos parecen no entender.

Además de dirigir, Michael Moore ha escrito, entre otros, dos libros ya millonarios, “Estúpidos hombres blancos” y “¿Qué han hecho con mi país, tío?”, produjo y dirigió el popular espacio televisivo de los 80 “TV Nation”, además de dos temporadas de “The awful truth”.

Hablemos ahora de sus tres principales documentales: “Roger & me” (1989): relata las dificultades que tuvo Moore para poder hablar con el presidente de General Motors Roger Smith, a raiz del cierre de una fábrica de la compañía automovilística en Flint (Michigan), debido al cual miles de personas perdieron su puesto de trabajo. Flint es la ciudad de nacimiento de Moore, y como Baltimore para John Waters, es un caldo de cultivo ideal y conocido para que el autor investigue sobre el terreno los diversos temas de sus películas. En esta ocasión, los abusos de las grandes empresas, en el caso de “Fahrenheit 9/11″, el sistema de reclutamiento de nuevos soldados para las Fuerzas Armadas.
En su época, “Roger & me” fue el documental de mayor recaudación en la historia de Estados Unidos, gracias a sus beneficios, Moore fundó el Center of Alternative Media, donde se dan facilidades de producción a directores noveles y se participa en diversas causas sociales.

“Bowling for Columbine” (2002): El boom de su autor es un emocionante y sobrecogedor paseo por la América de la Asociación Nacional del Rifle. Moore dispone las principales bazas con las que cuenta (una visita al mall donde se vendieron las balas a los chicos que luego perpetraron la matanza en la escuela de Columbine, y una patética entrevista a Charlton Heston) de forma inteligente, apelando, sí, directamente a los sentimientos del atónito espectador. En España nos sorprendimos de la estupidez de esa sociedad retratada en “Bowling for Columbine”, sin quizás reflexionar y preguntarnos qué ocurriría aquí si el permiso de armas funcionase como en Estados Unidos. El documental le valió el Oscar en dicha categoría y un emocionante parlamento en la ceremonia de entrega de las estatuillas, que puso a Moore -el personaje- en primera línea mediática.

“Fahrenheit 9/11″ (2004): Polémica y posiblemente injusta ganadora de la edición de 2004 del festival de Cannes (jurado presidido por Quentin Tarantino, el cual le aseguró al propio Moore que la Palma de Oro se la habían concedido por los méritos cinematográficos de su obra, dejando de lado su discurso político). Más reposada y menos humor. Las relaciones de los Bush con la familia Bin Laden y la inmoralidad de la guerra de Irak. Cocinada y lista para servir a los pocos meses de que se celebren las elecciones estadounidenses. Los demócratas deben estar contentos, aunque dudo que les guste lo que Moore dice de ellos en la cinta. Para el recuerdo, el estudio que Moore efectúa con lente microscópica y paciencia de ornitólogo del rostro, las reacciones y los más sutiles gestos del presidente más estúpido de la historia de Estados Unidos.








...por Marc Monje ...por Marc Monje


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




6 comentarios en Michael Moore

  1. Yo nunca había oído a hablar de Michael Moore, hasta que vi “Bowling for Columbine”, creo que el documental/película es muy arriesgado y nos muestra otra cara de Estados Unidos.

  2. Michael Moore es un director muy polémico por la forma que tiene de tratar los temas en sus películas o por las criticas que hace sobre la sociedad americana, en “Fahrenheit 9/11″ hace una dura critica a la Administración Bush.

  3. En “Fahrenheit 9/11″ Moore da en el blanco al tratar un tema tan delicado por los americanos, porque sucedió y que ha traído consigo los atentados del 11 de septiembre de 2001, la invasión de Iraq y la relación de George W. Bush, y la familia de Osama bin Laden.

  4. Pues ahora le ha tocado el turno al sistema de salud de los Estados Unidos, en el documental “Sicko”, Michael Moore investiga las compañías farmacéuticas americanas y la corrupción que hay en la oficina para la Administración de Drogas y Alimentos (FDA).

  5. Pero en todas las películas documentales de Moore sea “Fahrenheit 9/11″, “Sicko”, “Bowling for Columbine”… han ido acompañadas de criticas, ya que se ha acusado a Moore de mostrar información falsa o de forma distorsionada.

  6. No todo el color de rosa en la tierra del tío Sam y eso nos lo hace ver Moore en sus documentales que más parecen películas. Me sorprendió mucho ver Bowling for Columbine” y “Fahrenheit 9/11″, especialmente porque a veces tenemos la errónea idea de que todo en Estados Unidos funciona a la perfección. Felizmente existe un personaje (amado y odiado) que pone el dedo índice en la llaga.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::