buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:10 min. rellotge



Sean Penn

De los actores mediocres, recordamos filmografías, títulos y años, premios y declaraciones, de los intérpretes geniales en cambio, memorizamos inconscientemente momentos especiales, gestos furtivos en pantalla que sólo nosotros creemos haber visto, flashes muy concretos cuya fuerza pervive filtrada en nuestra alma de espectador.

Poco sabía yo de la filmografía de Sean Penn antes de enfrentarme a este artículo, pero sin embargo creo conocerle como a un hermano por haberle acompañado en esos destellos que anidan en algunas de sus películas, como el que me viene ahora a la mente, la mirada del horror casi infantil cuando Jimmy Markum recibe la noticia de la muerte de su hija Katie en “Mystic River”.

Entrar en una sala de cine y dejar vida y sentimientos en manos de un personaje poseído por Sean Penn significa cruzar límites que quizás no quieras cruzar, enfrentarte a problemas de los que querrías huir, atravesar la zozobra de una mente aplastada por interrogantes como puñales, en una línea que roza, al mismo tiempo, los dos extremos más alejados que separan la cordura de la locura.

Lo que espero de Sean Penn hoy día, cuando cuenta ya con unos 50 años, es a un actor que se juegue el pellejo con y por su papel. Quiero que si ríe, su felicidad me traspase como un fogonazo y entonces yo también me sienta bien, y que si llora sea yo el ser más desdichado de la Tierra. No quiero analizarlo, ni pensar en su filmografía, o tal o cual premio; a Sean Penn, por el precio de mi ticket, le exijo que, sí quiere, gane montones de dinero y pegue a paparazzis, pero que en sus películas personifique a ese ser humano sencillo y auténtico, que increíblemente parece estar lejos del alcance de la mayoría de actores actuales.

Los Penn son una familia de fundada tradición cinematográfica. El padre de Sean, Leo, era director, la madre Eileen Ryan actriz, su hermano Michael también dirige, y Chris Penn (fallecido en 2006), el tercer hermano, es el orondo y expeditivo actor de reparto que todos conocemos.
Sean pasó su infancia en Santa Mónica, California, en una casa vecina de la de Charlie Sheen. Estudiará interpretación en el Group Repertory Theater de Los Ángeles y se trasladará a Nueva York para debutar en Broadway con la obra “Heartland”.

Aterriza en los platós televisivos en 1981 con la TV movie “The killing of Randy Webster”, y debuta en cine con “Taps” (1981, Harold Becker).

Ya en sus primeras películas parte de la crítica supo codificar una imagen de Penn muy alejada de los actores comunes, se veía que tenía carácter. Paradójicamente, en 1982 rompe las taquillas con el film teen “Aquel excitante curso”, de Amy Heckerling, una jugada comercial que no volverá a repetir en el futuro.

La fama mal digerida, los encontronazos con la prensa (cámaras hechas trizas, agresiones e improperios a fotógrafos y entrevistadores) y la rumorología sobre su inestabilidad emocional en el hogar explotan desmesuradamente cuando Sean se casa con Madonna que, en aquellos años, era la estrella más grande del pop. Juntos protagonizan una historia de amor de la que todo el mundo habló y elucubró en su momento. La pareja sella su unión con la película “Shanghai surprise”, ochentero embolado de aventuras de la que Penn no debe sentirse muy orgulloso.

El matrimonio con Madonna dura sólo cuatro años, de los que Penn pasa un mes en la cárcel y seis de servicios a la comunidad por tomarla con un periodista.

A partir de entonces, su carrera entra en una ascendente de films de calidad. En 1988 “Colors”, con Richard Dreyfuss, al año siguiente la bélica “Corazones de hierro”, dirigida por Brian de Palma, una comedia la misma temporada con Robert de Niro, “No somos ángeles”, y ya en 1991, su primera acometida a la dirección con el título “Extraño vínculo de sangre”, protagonizada por Vigo Mortensen (”El Señor de los Anillos”), que Penn basa en la bonita historia entre hermanos que narra la canción de Bruce Springsteen “Higway Patrolman”. Sus posteriores proyectos en la dirección serán “Cruzando la oscuridad”, (1995) con Jack Nicholson y Anjelica Huston y “El juramento”, del 2001, además de varios clips para gente tan dispar como Jewell y Peter Gabriel.

1995, momento importante para el actor con “Pena de muerte”, emocionante alegato contra la pena de muerte panfletado mano a mano por la comunidad progre más notoria de Hollywood, Tim Robbins en la dirección y su mujer Susan Sarandon y el propio Sean Penn como protagonistas.

Nunca fue para Penn difícil largar contra la hipocresía de políticos y demás círculos del poder, de su inconformismo han brotado polémicas declaraciones después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 o en una vertiente más práctica, su participación en el film colectivo sobre la desdichada diada de aquel 2001, “9´11´´01″.

En 1996 contrae matrimonio con la guapísima Robin Wright, con la que aparece en “Atrapada entre dos hombres”, bajo la dirección del hijo de John Cassavetes, Nick.

En los últimos tiempos, Penn busca y encuentra papeles de complejidad extrema, caracteres inestables, seres definidos por su radical singularidad e impotencia ante los durísimos vaivenes de la sociedad. En “Giro al infierno” (1997), el actor exhala una locura visceral a partir de unos acontecimientos que cambian su vida y ante los cuales nada puede hacer, en un extraño pueblucho de la América profunda, donde su alteración psicológica va cuajando durante todo el film, ante la estrábica cámara de Oliver Stone.

“Acordes y desacuerdos” (1999, Woody Allen) nos muestra a un famoso y complejo guitarrista de los años treinta obsesionado por Django Reindhart, y finalmente en el 2003 gozamos de dos de sus mejores creaciones, la de Jimmy Markum en “Mystic River”, de Clint Eastwood, que le vale el Oscar al mejor actor, y el brutal Paul Rivers de “21 gramos”, de Alejandro González Iñárritu.








...por Marc Monje ...por Marc Monje


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




5 comentarios en Sean Penn

  1. Es uno de esos actores que cuesta descubrir y una vez lo ves actuar te encanta. Creo que sabe elegir sus papeles y se trabaja sus personajes.

  2. Yo encuentro que es un buen actor pero que siempre tiene la misma cara ante la cámara y eso hace que muchos papeles no puedan servirle.

  3. A mi me gusta muchísimo Sean Penn como actor y como director en “Asesino Oculto”, me pareció inteligente, con un final en que necesitas comer algo dulce.

  4. Sean Penn es un excelente actor y de los mejores del momento, con cada nueva película me encanta, sabe expresar las emociones del personaje que interpreta y logra contagiarlas al espectador.

  5. ¡Enhorabuena Sean Penn! Te merecías el Oscar que justamente se te otorgó en la ceremonia de los Oscars 2009.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::