buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:43 min. rellotge



Tom Hanks

El Hollywood moderno mima con celo a Tom Hanks, una de sus máximas estrellas capaz de brillar con luz propia.

Asegura beneficios espectaculares, escoge sus papeles con un mínimo de criterio, rueda cada año un film candidato a meterse en las categorías importantes de los Oscar, es un tío limpio, demócrata e inteligente, escribe, dirige, produce y cae bien. Nos puede gustar más o menos su marmórea gestualidad, el físico menos rotundo y más rechoncho a medida que le pesan los años, o su fraseo torpón y grave, pero a partir de los primeros noventa, la de Tom Hanks es una carrera coherente en su condición de estrella popular, en la que también hay que reconocer un ánimo de dar al cine de masas un toque de ambición artística no demasiado habitual.

Thomas J. Hanks nace en Concord, California, en 1956. Vive una infancia de continuos traslados y cambios de residencia. En el instituto se introduce en los círculos teatrales estudiantiles y en la Universidad de Sacramento participa en diversas representaciones universitarias. Alternará estas actividades con diversos empleos, como mozo portaequipajes en un hotel Hilton.

En 1978 se casa con su primera esposa, la actriz Samantha Lewes. Dos años más tarde, afincado en Nueva York, debuta en el cine con “Sabe que estás sola”, un thriller barato que no llega a más.

Su primer movimiento importante en el showbusiness será el papel que consigue en la telecomedia “Bosom Buddies”, en antena dos años, que le reporta cierta fama.

En 1984 otra piedra de toque, la entrañable “Un, dos, tres… Splash” de Ron Howard, una comedia romántica con toques fantásticos en la que Hanks se reparte el protagonismo con la sirena Daryl Hannah.

En la segunda mitad de los ochenta Hanks se labrará la fama de actor únicamente apto para comedia con títulos del estilo “Esta casa es una ruina” (1986), “Dos sabuesos despistados” (1987) y “Joe contra el volcán” (1990). Destacará, sin embargo, su trabajo en “Big” (1988), que le reporta la nominación al Oscar en un papel que antes habían rechazado Harrison Ford y Robert de Niro. Ese año precisamente, ya divorciado de Samantha Lewes, se casa con Rita Wilson.

En la década de los noventa Hanks expande horizontes pero empieza, sin embargo, con un traspié importante titulado “La hoguera de las vanidades”, desastre falto de todo gusto orquestado por Brian De Palma sin que Hanks, Bruce Willis y Melanie Griffith puedan hacer nada por evitarlo. El film intenta armar infructuosamente polémica y Hanks se arriesga con un cambio de registro, pero nada sale finalmente bien.

En 1992 rueda “Ellas dan el golpe”, y en 1993 recupera la admiración de todo el mundo con “Algo para recordar”, junto con Meg Ryan, y sobre todo con un papel de puro lucimiento interpretando a un abogado enfermo de SIDA en Philadelphia, con el que gana el Oscar, después de haber adelgazado 16 kilos para estar en consonancia con tan trágico personaje.

Al año siguiente, el segundo Oscar (tan sólo él y Spencer Tracy han conseguido dos estatuillas consecutivas), esta vez por su interpretación del (¿entrañable?) “Forrest Gump”, en la capriana película homónima dirigida por Robert Zemeckis. Ahora Hanks ya tiene su personaje clave, aquel por el que más se le recordará de aquí a veinte o treinta años. Este Gump puede cargar, él y su maldita caja de bombones, pero no hay duda que el actor afronta el reto con rigor y decisión, creyéndose hasta la última coma del guión.

En 1995 parecía que Hanks podía repetir, o “tripitir”, si existe tal palabra, Oscar con “Apolo 13″, pero la nueva vuelta de tuerca no llega a producirse. El film sin embargo gusta, está basado en el hecho real acontecido después del primer viaje espacial tripulado a la Luna y es una de esas masturbaciones históricas que tanto gustan en Estados Unidos y a las que Tom Hanks siempre se presta gustoso.

En 1996 dirige su primer film, la divertida “The Wonders”, que también escribe e interpreta en un papel secundario. Se valoró en su momento la humildad del actor al dirigir una película sin pretensiones, agradable y hecha con cariño. Anteriormente Hanks ya había dirigido algún episodio de la serie “Tales from the Crypt” para la televisión.

Por esta época produce y presenta la serie “From the earth to the moon” que repasa la historia de los viajes espaciales. Hanks ha sido siempre un aficionado a la ciencia ficción (al parecer es un trekkie bastante fiable) y a la historia de la investigación espacial.

Celebridad intocable, amigo de gente como Spielberg (es padrino de su hija pequeña) o Bruce Springsteen, en 1997 es un privilegiado invitado al funeral de la princesa Diana.

En 1998 vuelve a unir buena química en pantalla con Meg Ryan en “Tienes un e-mail”, de Nora Ephron, y protagoniza “Salvar al soldado Ryan”, la orgía de realismo bélico de Steven Spielberg, junto con un empequeñecido Matt Damon. La dramática búsqueda del perdido Ryan le reporta una nueva nominación al Oscar.

En 1999 interviene en el film basado en la novela de Stephen King “La milla verde”, de Frank Darabont.

En el 2000 vuelve con un papel teledirigido al Oscar en “Náufrago”, el film más decente de Robert Zemeckis. Hanks sufre diversas transformaciones físicas para adaptarse al devenir del personaje protagonista, abandonado a su suerte durante cinco años en una isla desierta después de un accidente de avión. El tono pesimista del film y las andanzas del náufrago en la isla, interpretadas con maestría por Hanks, sorprenden por su falta de efectismos y sentimentalismo. Russel Crowe con su “Gladiator” le birla el premio de la Academia a Hanks.

La temporada 2002 resultará magnífica, por un lado la hábil y sorprendente “Atrápame si puedes” y por otro “Camino a la perdición”, una serena y fría gánster movie, historia de amistades rotas y venganzas sangrientas del director de moda Sam Mendes, con Paul Newman y el intenso Jude Law acompañando al actor de Concord.

Actualmente Tom Hanks tiene cuatro hijos, regenta una productora llamada Clavius Base (en honor a su película favorita “2001: Odisea del espacio”. La base Clavius es una de las localizaciones del film), se divierte prestando su voz a la serie “Toy Story” y controla una carrera sin fisuras, con un nivel alto al que de vez en cuando le sentaría bien un cambio de rumbo hacia terrenos de mayor riesgo, sin miedo a perder público o nominaciones a los Oscar.

Entre sus últimas joyas encontramos películas de gran talla: “The Ladykillers” (2004) de Ethan y Joel Coen, “La terminal” (2004) de Steven Spielberg, “Polar Express” (2004) de Robert Zemeckis y la adaptación al cine del aclamado libro “El código da Vinci”.








...por Marc Monje ...por Marc Monje


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::